IVECO ESPAÑA DISTRIBUIRA LOS VEHÍCULOS DE LA FILIAL MAGIRUS

 

IVECO ESPAÑA DISTRIBUIRA LOS VEHÍCULOS DE LA FILIAL MAGIRUS

 

1310977831 0[1]

 

Fuente: El Mundo 18/07/2011

 

Iveco España ha asumido desde principios de año la importación y distribución de los vehículos de incendio Iveco Magirus, una de las divisiones del fabricante italiano, con sede en la localidad alemana de Ulm. España es así el único país donde la división de vehículos comerciales e industriales asume también la importación de los camiones contra incendios. Para ocuparse de la postventa, Iveco ha designado a las empresas Iturri y Talleres Sercoin.

Los productos de Magirus se comercializan en más de cien países. En 2010 esta división alcanzó una facturación de 308 millones de euros, con unas ventas de 1.350 unidades. La producción de su gama de vehículos, que incluye contra incendios para aeropuertos, de rescate, autobombas, plataformas y autoescalas, además de bombas industriales y componentes, se reparte en seis plantas, todas ubicadas en Europa, tres en Alemania dedicadas a escalas y autobombas, una en Brescia (Italia) centrada en camiones para aeropuertos, y otras en Francia y Austria.

La gama de vehículos Iveco Magirus se beneficia de contar con el apoyo de Iveco en el proceso de fabricación y ensayos, además de disponer de una amplia gama de chasis para construir estos camiones, que se hacen siempre a la medida de las necesidades del cliente.

Su principal productos son los camiones cisterna que incorporan escaleras para ayudar en la extinción de incendios en altura, por ejemplo en rascacielos. Son camiones de entre 13 y 16 toneladas con cabinas simples o dobles, y varias longitudes de escalas que van desde los 27 a los 66 metros, lo que equivale a un edificio de 22 plantas.

Las escaleras, que llevan al final una cesta para facilitar el acceso del bombero a la parte más alta del incendio, se despliegan en 38 segundos. La cesta de serie está preparada para soportar un peso de 300 kilos, pero se puede suministrar también con capacidad para 400 kilos, lo que permite elevar hasta tres o cuatro personas.

La extensión de la escalera se puede controlar desde el camión o desde la cesta a través de un sistema muy simple, con dos palancas de tipo joystick, y un sistema de seguridad que impide accionarlas si no se presiona un pedal en el suelo. Además dispone de una pantalla para un mejor control de la maniobra. La cesta puede llevar diferentes equipamientos como un ventilador o una lanza de agua. Una de las ventajas de los camiones de bomberos Iveco Magirus es un sistema de estabilización, patentado por la marca, con apoyos muy bajos, que salen de la parte inferior del chasis y pueden ser sorteados sin problemas por los bomberos, incluso equipados con toda la ropa y el material antiincendios. Este sistema sólo requiere 15 segundos para asegurar el vehículo, y que exige un ancho máximo de 5,2 metros para desplegarlo totalmente, lo que permite actuar incluso en las calles estrechas de cascos históricos.

La gama de autoescalas se completa con sistemas de escaleras articuladas. El más innovador es el M32L-AS, con una longitud total de la escala de 32 metros de los que 4,7 metros corresponden a la parte articulada en el tramo final. Con este tipo de sistemas se puede acceder hasta lugares bajos o a la calle paralela a las que está aparcado el vehículo.

Está equipado con un motor de 300 caballos, lo que facilita la aceleración y maniobrabilidad, fundamental en los camiones antiincendios, con la posibilidad de elegir entre un cambio automatizado o una caja de cambios con convertidor de par. Puede configurarse con capacidad para entre siete o nueve plazas, en función de la cabina, y el precio se sitúa entorno a los 500.000 euros.

Para uso forestal

[foto de la noticia]



Otra novedad en la gama Magirus es el camión de extinción de incendios TLF 3000 con tracción integral permanente 4x4, concebido para un uso forestal o en zonas rurales. Construido sobre un chasis Iveco de 15 toneladas de peso máximo autorizado, cuenta con una cisterna de agua que puede transportar hasta 3.000 litros. Lleva un motor de seis cilindros y 300 caballos. Permite un bloqueo del diferencial tanto longitudinal como transversal lo que facilita superar pendientes de hasta un 70% a plena carga.

Se puede solicitar con diferentes configuraciones y equipamientos para adaptarlo al tipo de trabajo al que vaya a estar destinado como cabina doble, control de presión de los neumáticos para facilitar el movimiento sobre arena, peldaño abatible trasero o armarios en los laterales para colocar el equipo de los bomberos. Este vehículo contra incendios tiene un precio base de 300.000 euros que puede variar en función del equipamiento y la configuración.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: